Tu clínica dental de confianza en Murcia

Se calcula que alrededor del 90% de la población sufre en algún momento de su vida una enfermedad periodontal. Existen diversos tipos de enfermedades de las encías y aunque hay algunas más graves que otras, todas ellas deben ser tratadas lo antes posible mediante un tratamiento de Periodoncia para frenar su avance y salvar el tejido y el hueso de la encía.

De esta forma, podemos clasificar las enfermedades periodontales más comunes de la siguiente manera:

Gingivitis

La gingivitis es la variante más suave y la más común. Aparece cuando, debido a una higiene insuficiente de la cavidad oral, las bacterias comienzan a acumularse en la línea de la encía, formando lo que comúnmente conocemos como sarro, dañando las encías.

Dentro de los grupos que más probabilidad tienen de sufrir una gingivitis, se incluyen los fumadores, las mujeres embarazadas y aquellas que toman píldoras anticonceptivas, como consecuencia de los cambios hormonales y las personas que padecen diabetes.

Periodontitis leve

Cuando una gingivitis no es tratada adecuadamente, esta puede desembocar en una periodontitis leve. Durante esta etapa de la enfermedad, las encías se separan de los dientes, y comienza a producirse una leve pérdida de hueso alrededor de los dientes.

En este momento, es necesario visitar la clínica dental inmediatamente para que el paciente afectado se someta a un tratamiento de Periodoncia, evitando un mayor daño en las encías y que la pérdida de hueso se agrave.

Periodontitis agresiva

Es la etapa más avanzada de la enfermedad. En ella se da una pérdida significativa de hueso y una profunda retracción de las encías que rodean los dientes hacen que estos comiencen a aflojarse y que pueda ser necesario llevar a cabo su extracción.

 

En nuestra Clínica Dental en Murcia, llevamos a cabo tratamientos de periodoncia para poner fin a las enfermedades de las encías en cualquiera de sus estadios.

Ante cualquier síntoma de estar padeciendo una periodontitis, ponte en contacto cuanto antes con tu dentista. Frenar la enfermedad a tiempo puede evitar problemas mucho más graves en el futuro.