Tu clínica dental de confianza en Murcia
alcohol-salud-dental

Con frecuencia, los medios de comunicación nos advierten sobre las repercusiones que tiene el consumo de alcohol y otras drogas en nuestra salud. Todo el mundo sabe que estas sustancias multiplican las probabilidades de sufrir accidentes cerebrovasculares o de contraer determinados tipos de cáncer. Sin embargo, la mayoría de personas desconocen las consecuencias que tiene la ingesta de alcohol en su salud bucodental.

En primer lugar, es necesario señalar uno de sus componentes más perjudiciales para nuestros dientes: la elevada acidez. El pH de nuestra boca, en condiciones normales, tiene unos valores de entre 5.6 y 7.6, en cambio, el de una copa de alcohol no llega a 4.5.

Este desequilibrio en el pH de nuestra boca lo que provoca, en primer término, es la sequedad de las mucosas que revisten la cavidad bucal y, por tanto, una reducción considerable de segregación de saliva, que conlleva, a su vez, la multiplicación de las bacterias que pueblan nuestra lengua, dientes y encías, lo que puede fomentar la aparición de enfermedades de las encías.

Además, el alcohol a menudo se combina con bebidas carbonatadas que están compuestas por ingentes cantidades de azúcar, y que pueden ser responsables de caries, erosión dental u otro tipo de dolencias.

Así, podemos afirmar que las principales afecciones que el consumo de estas bebidas puede provocar en la salud de nuestra boca son:

  • Mal aliento (halitosis), generado por un aumento de bacterias en la boca
  • Caries
  • Erosión dental
  • Desmineralización de los dientes
  • Aparición de manchas en los dientes provocadas por los cromógenos que dan color a determinadas bebidas
  • Altos niveles de placa que, con el tiempo, pueden provocar la pérdida de las piezas dentales
  • Aumento del riesgo de padecer cáncer oral

Cómo mejorar la salud oral:

Pese a ello, existen pautas para evitar llegar a situaciones extremas como las enumeradas anteriormente. Entre ellas, desde Salmerón Cambra Clinic recomendamos no abusar de las bebidas alcohólicas y, en el caso de que decidas tomarte una copa de vez en cuando, es importante que no te cepilles los dientes inmediatamente después, ya que la acidez y el pH de tu boca en ese momento puede hacer que el cepillado resulte brusco y agresivo para tus dientes y encías.

Además, se recomienda visitar al dentista de manera periódica para que valoremos el estado de tu boca y hagamos un diagnóstico temprano de cualquier patología para tratarla de forma adecuada desde el primer momento.